Aquesta pàgina requereix tenir activat el javascript per a funcionar correctament

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación, así como cookies de complemento de redes sociales. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cerrar
Noticias › Formación / Biblioteca › Sección de Derecho Fiscal y Financiero

Comunicado de la Agencia Tributaria de Catalunya

20/05/2019
Modificaciones normativas de la Ley del impuesto sobre los activos no productivos de las personas jurídicas
Comunicado de la Agencia Tributaria de Catalunya

Apreciado señor,
Apreciada señora,
 
Le informamos que ha entrado en vigor el Decreto ley 8/2019, de 14 de mayo, de modificación de la Ley 6/2017, de 9 de mayo, del impuesto sobre los activos no productivos de las personas jurídicas (DOGC núm. 7876, de 16.05.2019).
 
La principal novedad que introduce el nuevo decreto es la regulación del plazo de presentación de la autoliquidación del impuesto, que se establece del 1 al 30 de junio de cada año, con la excepción de los tres años ya devengados (2017, 2018 y 2019), que deberán liquidarse, de manera extraordinaria, entre el 1 de octubre y el 30 de noviembre de este año. La presentación de la autoliquidación deberá realizarse por vía telemática, en la sede electrónica de la Agencia Tributaria de Cataluña.
 
El impuesto, pionero en España, grava determinados bienes no productivos (no asociados a la actividad económica) y algunos derechos que recaen sobre los mismos, que tienen como titular a las empresas pero que en realidad se utilizan para actividades particulares, tales como bienes inmuebles (vivienda habitual, segundas residencias, etc.); coches y vehículos de potencia superior a 200 caballos; embarcaciones de recreo (barcos, yates, etc.); aeronaves (aviones privados, helicópteros, etc.); y objetos de arte, antigüedades y joyas.
 
Quedan excluidos de tributación los bienes inmuebles de las fundaciones, organizaciones no gubernamentales y, en general, de las entidades sin ánimo de lucro, siempre y cuando se destinen de forma exclusiva a sus fines propios no lucrativos.
 
Este impuesto tiene una finalidad extrafiscal porque persigue incentivar que se adecue la titularidad jurídica de los bienes no productivos a su titularidad real. De esta manera, quiere conseguirse una redistribución de la renta y, al mismo tiempo, luchar contra el fraude fiscal, puesto que se evitarán prácticas de elusión fiscal como el hecho de incorporar patrimonio personal a estructuras societarias.
 
Esperamos que esta información le sea útil y le agradeceremos que la difunda entre los miembros de su colectivo.
 
Saludos cordiales,
 
Eudald Vigo Tarrés
Jefe del Área de Estrategia, Relaciones Externas y Comunicación

Contactos