Aquesta pàgina requereix tenir activat el javascript per a funcionar correctament

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación así como cookies de complemento de redes sociales. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cerrar

Historia Palauet Casades

Palauet Casades. Sede del Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona

El Palauet Casades, situado en el chaflán de la calle Mallorca y Roger de Llúria, fue construido entre 1881 y 1885, como casa unifamiliar propiedad de Carles de Casades i Còdols, propietario que se había enriquecido de forma rápida con el textil.

Obra del arquitecto Antoni Serra i Pujals, el edificio tiene un estilo clásico ecléctico. Está formado por tres cuerpos: el antiguo Palau Casades, la copia de éste en la calle Roger de Llúria y el edificio del chaflán, que funciona como bisagra entre los otros dos, formando una estructura simétrica.

En 1921, Amadeu Hurtado, entonces decano del Colegio de Abogados, tuvo que tomar la decisión de cambiar de sede la Corporación -constituida el 17 de enero de 1833 y ubicada primero en el anexo de la iglesia de Sant Felip Neri (1837), luego en el piso principal de la calle Lleona, 14 (1865), y en ese momento en la Casa de l'Ardiaca (1895)-. Se le ofreció el Palau Casades. Y en 1924 firmó la operación de compra ante notario por un precio de un millón de pesetas, que incluía el mobiliario, la escritura, el empréstito y el traslado.

El arquitecto Juli Batllevell se responsabilizó de la adaptación del edificio al nuevo uso.

Durante 1922 y los años 1950-53, el edificio fue remodelado y ampliado. La ampliación de 1950, en la calle Roger de Llúria, replica la fachada original, repitiendo la modulación y buena parte de sus elementos, y une las dos fachadas en un frontis angular coronado por cuatro esculturas, ligeramente retirado de la línea de la calle, que convierte la entrada principal, dejando espacio para unos parterres con fuentes y plantas en una solución atípica y única en el entramado urbano de esquinas del Eixample barcelonés.

Las esculturas, único elemento decorativo nuevo respecto al antiguo palacio, fueron encargadas al escultor barcelonés Jaume Duran i Castellanos, y representan personalidades vinculadas al mundo del derecho: Ramon Berenguer IV, Sant Ramon de Penyafort, Sant Oleguer o Sant Iu (no se sabe con seguridad qué santo es, ya que primero se creía que era Sant Iu, pero unas celebraciones en torno a Sant Oleguer hicieron cambiar de parecer) y Alfons X el Savi.

Del edificio original se conservan los elementos más interesantes. Es de planta rectangular con un patio central alrededor del cual se organizan la planta baja y los dos pisos de que consta la edificación. El patio, cubierto por una claraboya, está formado por columnas de mármol de diferentes colores, y es conocido como el Patio de Columnas.

En la actual Sala de Juntas, estuvo la biblioteca del Colegio entre los años 1922 y 1953. Durante la Guerra Civil, voluntarios de la CNT bajaron al sótano los 60.000 volúmenes que tenía la biblioteca para protegerlos de asaltos o de posibles ataques con bombas.

La Biblioteca, especializada en Derecho y ciencias sociales, está considerada como la biblioteca jurídica privada más importante de Europa, con más de 300.000 volúmenes, cerca de 1.300 títulos de publicaciones periódicas y 50 bases de datos con contenido legislativo, jurisprudencial, doctrinal, de modelos y formularios. Su colección de fondo antiguo incluye 800 pergaminos, 200 manuscritos, 26 incunables y 2.000 obras del siglo XVI.

Aparte de libros, manuscritos y todo tipo de documentos, almacena ediciones de periódicos como el Diario de Barcelona y La Vanguardia.